Menú Close

Parásitos intestinales, más vale prevenir

Si es dueño de una mascota, sabe que la desparasitación es un paso importante en el protocolo de cuidados preventivos de tu perro  o  gato . Pero, ¿qué es exactamente lo que está evitando? ¿Conoce los parásitos intestinales que pueden afectar a su mascota?

Por lo general, denominados simplemente «gusanos», hay cuatro tipos principales de parásitos intestinales que son comunes en las mascotas, y no solo son espeluznantes, también son dañinos. Esto es lo que hay que tener en cuenta.

Anquilostomas

Los anquilostomas son pequeños parásitos intestinales llamados así por las piezas bucales en forma de gancho que usan para adherirse a la pared intestinal. Las mascotas pueden infectarse con anquilostomas a través de la boca, la piel, la placenta de la madre antes del nacimiento o la leche materna después del nacimiento.

Las mascotas a menudo se infectan cuando tragan larvas de anquilostoma o gusanos inmaduros, a través del aseo de rutina o la ingestión de tierra u otras sustancias contaminadas en el medio ambiente. Las larvas también pueden penetrar en la piel y migrar al intestino para madurar y completar el ciclo de vida.

Parásitos intestinales - Anquilostoma

Si una perra preñada tiene anquilostomas, el embarazo puede reactivar las larvas. Estas larvas entrarán en la circulación de la hembra y pasarán a los cachorros a través del flujo sanguíneo placentario. Finalmente, los cachorros pueden infectarse también a través de la leche materna. Esta es una ruta común de infección para perros jóvenes.

Una vez que su mascota está infectada, el anquilostoma se adhiere al revestimiento interno de la pared intestinal y se alimenta de su sangre. Sus huevos se expulsan al tracto digestivo y pasan al medio ambiente a través de las heces de su mascota, lo que puede aumentar la exposición a otros animales.

En los perros, una gran cantidad de anquilostomas pueden causar anemia. Este problema es más común en cachorros, pero ocasionalmente ocurrirá en perros adultos.

Lombrices intestinales

Los gusanos redondos (también conocidos como «ascáridos») son uno de los parásitos intestinales más comunes que se encuentran en perros y gatos. A diferencia de los anquilostomas, no se adhieren a la pared intestinal. En cambio, viven en los intestinos y consumen alimentos parcialmente digeridos. Una vez que su mascota está infectada, los gusanos redondos expulsan pequeños huevos a sus heces.

Parásitos intestinales - Lombrices

Una madre perra o gata que ha tenido lombrices intestinales en cualquier momento en el pasado puede transmitirlas a sus cachorros o gatitos antes del nacimiento. Esto ocurre incluso si la prueba de la madre da negativo para los gusanos redondos porque las larvas (gusanos inmaduros) se enquistan en el tejido muscular de la madre y las pruebas no las detectan.

Otra fuente importante de infección por ascáridos en cachorros y gatitos es la leche materna. Las larvas del parásito pueden estar presentes en las glándulas mamarias y la leche de la madre durante todo el período de lactancia.

Las mascotas también pueden infectarse al tragar huevos, que contienen larvas infecciosas. Las larvas eclosionan en el estómago y el intestino delgado de su mascota y migran a través del músculo, el hígado y los pulmones. Después de varias semanas, las larvas regresan al intestino para madurar. Cuando estos gusanos comiencen a reproducirse, nuevos huevos pasarán a las heces de su mascota y se completará el ciclo de vida del parásito.

Los huevos de ascárido que se encuentran en las heces de otro animal pueden ser infecciosos para su mascota. De hecho, se ha descubierto que una gran cantidad de especies animales albergan gusanos redondos y representan fuentes potenciales de infección para perros y gatos, incluidas las cucarachas, las lombrices de tierra, los pollos y los roedores.

Tenias

Las tenias son gusanos largos y planos que se adhieren a los intestinos de su mascota. El cuerpo de una tenia consta de múltiples segmentos, cada uno con sus propios órganos reproductivos, que se excretan en las heces de su mascota. Las infecciones por tenia generalmente se diagnostican al encontrar estos segmentos, que a menudo se asemejan a granos blancos de arroz o semillas, en las heces de su mascota, en su trasero o donde vive y duerme.

Parásitos intestinales - Tenia

Los segmentos de tenia no pasan todos los días o en cada muestra de heces; por lo tanto, puede ser necesaria la inspección de varias evacuaciones intestinales consecutivas para encontrarlas. Es posible que examinemos una muestra de heces en la consulta y no las encontremos, pero es posible que las encuentre al día siguiente. Si los encuentra en algún momento, por favor contáctenos para que podamos brindarle el tratamiento adecuado.

Para infectarse con tenias, su mascota debe ingerir una pulga que contenga huevos de tenias. Este proceso comienza cuando las pulgas son ingeridas accidentalmente al lamerse o morderse la piel. La pulga se digiere dentro del intestino de su mascota y la tenia eclosiona, anclándose al revestimiento intestinal. Es importante tener en cuenta que cualquier exposición a las pulgas puede provocar una nueva infección que puede ocurrir en tan solo dos semanas.

Tricúridos

Los tricúridos son parásitos que viven en el ciego (donde se unen el intestino delgado y el grueso) y el colon, donde causan una irritación severa en el revestimiento de esos órganos que puede provocar diarrea acuosa y sanguinolenta y pérdida de peso. Los tricúridos pueden ser uno de los gusanos más dañinos que se encuentran en las mascotas si no se tratan adecuadamente.

Los tricúridos expulsan huevos microscópicos en las heces. Las mascotas se infectan al ingerir estos huevos en el suelo u otras sustancias contaminadas en el ambiente. Los huevos de tricúridos son muy resistentes a la sequedad y al calor, lo que les permite permanecer viables en el entorno de su mascota durante años. Una vez puestos, los huevos maduran a una etapa infectiva y se vuelven a infectar dentro de 10 a 60 días. Cuando se tragan los huevos, regresan al tracto intestinal inferior para completar el ciclo de vida.

¿Cuáles son los signos?

Los parásitos intestinales generalmente no son visibles a simple vista y la mayoría de las mascotas infectadas parecerán tener heces normales. En cambio, las mascotas infectadas con gusanos pueden experimentar diarrea, vómitos, dolor abdominal o pérdida de peso. También puede notar que su mascota tiene un pelaje seco o una apariencia barrigona.

¿Cómo se diagnostican y tratan los parásitos intestinales?

El examen microscópico de una muestra de heces suele ayudarnos a determinar la presencia de parásitos intestinales.

Huevos de lombrices vistos al microscopio

Incluso si no se realiza un examen fecal, su veterinario puede recomendar el uso de un producto antiparasitario que sea seguro y efectivo contra varios parásitos comunes. Hacemos esto porque nuestro medicamento antiparasitario no tiene efectos secundarios y porque las lombrices no expulsan huevos todos los días, por lo que es posible que la muestra de heces que tenemos no detecte las lombrices que realmente están presentes.

Después del tratamiento inicial, la desparasitación debe repetirse en unas tres semanas. Es importante repetir este tratamiento porque el medicamento antiparasitario solo mata a los gusanos adultos. Dentro de tres a cuatro semanas, las etapas larvarias se habrán convertido en adultos y deberán tratarse.

Es importante recordar que su mascota puede seguir siendo susceptible a la reinfección después del tratamiento, especialmente si sale al aire libre. Si este es el caso, se puede recomendar la desparasitación periódica a lo largo de la vida de su mascota.

¿Cómo se previenen los parásitos intestinales?

Para proteger a su mascota y a su familia de los parásitos, siga estos pasos:

  • Desparasite a los cachorros y gatitos adecuadamente según lo recomendado por su veterinario. Las hembras lactantes también deben recibir tratamiento para evitar la reactivación de la infección.
  • Desparasite a su mascota cada vez que se detecten parásitos en un examen fecal. La desparasitación periódica puede ser apropiada para mascotas con alto riesgo de reinfección.
  • Deseche las heces de inmediato, especialmente en patios, parques infantiles y parques públicos. Para los gatos, las heces deben eliminarse de las cajas de arena todos los días.
  • Ejercer estrictas prácticas de higiene. No permita que los niños jueguen en ambientes potencialmente contaminados.
  • Mantenga a su mascota libre de pulgas. Es importante mantener a todas las mascotas de su hogar en un régimen constante de control de pulgas para prevenir el desarrollo de huevos de pulgas y parásitos intestinales. Para perros y gatos con un problema actual de pulgas, recomendamos usar también un adulticida.

Disclaimer

La información contenida en este blog tiene un propósito meramente divulgativo y nunca debe tomarse como consejo veterinario ni sustituye a una consulta veterinaria. Clínica veterinaria Noreña declina toda responsabilidad ante el uso indebido de la información expresada en este blog. Si un animal presenta síntomas de enfermedad o sospecha de cualquier padecimiento, acuda a su centro veterinario de confianza lo antes posible para una correcta valoración facultativa.

Posted in Uncategorized

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies