Menú Close

Cómo perder peso. Una guía para mascotas

La obesidad es una acumulación de energía excesiva almacenada por el tejido adiposo (graso), suficiente como para contribuir a la enfermedad. Es la forma más común de malnutrición en nuestros animales de compañía y está aumentando en frecuencia debido a un estilo de vida cada vez más sedentario junto con fuentes de alimentos ricas en energía y altamente apetecibles.

La obesidad puede aumentar significativamente el riesgo de varias enfermedades y puede afectar negativamente tanto a la calidad de vida como a la esperanza de vida de nuestras mascotas.

Las complicaciones asociadas a la obesidad incluyen:

  • Enfermedad ortopédica
  • Resistencia a la insulina, sobre todo en los gatos.
  • Pancreatitis
  • Cáncer
  • Enfermedad cardíaca y pulmonar
  • Mayor riesgo de problemas durante el parto
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio.
  • Mayor riesgo anestésico
  • En los gatos, este riesgo también incluye enfermedad del hígado graso, enfermedad del tracto urinario inferior y enfermedad de la piel. 

Conocer el estado real

La forma más práctica y objetiva de determinar el peso saludable de tu mascota es utilizar una guía visual conocida como Body Condition Score o BCS. Los veterinarios usan un BCS para estandarizar el nivel de peso de una mascota y formular un plan de dieta y ejercicio que mejor se adapte a su cuerpo, nivel de actividad y estilo de vida.

Guía para determinar la condición corporal. Haga click para verla más grande en una pestaña nueva.

Desafortunadamente, muchas mascotas ya tienen sobrepeso al cumplir un año de vida. Al igual que en los humanos, el tratamiento de la obesidad es un desafío mucho mayor que la prevención.

Contar las calorías

Si su mascota tiene sobrepeso, es importante calcular todas las calorías que está consumiendo en un período de 24 horas. Esto debe incluir su dieta regular, golosinas, alimentos para personas y suplementos, como el aceite de oliva. La mayoría de las pérdidas de peso requieren una reducción del 25 al 40 por ciento de las calorías diarias.

Al disminuir drásticamente la cantidad de croquetas de una dieta de mantenimiento, corremos el riesgo de no proporcionar suficientes proteínas y otros nutrientes. Las dietas de prescripción para bajar de peso pueden ser una buena opción para los perros con sobrepeso severo, mientras que las dietas ricas en proteínas son una alternativa para los perros y gatos que no tienen tanto peso que perder pero que aún necesitan reducirlo.

Para los perros, también se pueden agregar verduras sin almidón no solo para aumentar la cantidad (son mucho menos densos en calorías que las croquetas), sino también para aumentar los fitonutrientes en la dieta.

Las dietas de alimentos enlatados se pueden medir con mayor precisión y, de hecho, mejoran la saciedad debido a su contenido de agua, pero, por supuesto, también aumentan en gran medida el costo en comparación con las croquetas secas. En los gatos, esta es ciertamente una opción, pero puede que no lo sea para un perro de raza grande.

Se debe tener en cuenta una asignación de calorías para las golosinas, pero no deben sumar más del 10 por ciento del total de calorías diarias y tampoco deben ser calorías vacías. En cambio, haga de esas calorías un aperitivo saludable y rico en nutrientes.

Ejercicio

La base de la pérdida de peso en perros es la restricción calórica; sin embargo, también se debe considerar la actividad física. El ejercicio preservará la masa muscular durante la pérdida de peso e incluso puede aumentar la tasa metabólica de la mascota.

El programa de ejercicio ideal para perros depende de varios factores, como la edad, el entorno y si hubiera una enfermedad concurrente. Se debe desarrollar un plan personalizado para cada mascota y ajustarlo en consecuencia, al igual que con la dieta. Iniciar un régimen de ejercicios requiere mucho compromiso, pero puede tener resultados muy efectivos. Para animales mayores o muy sedentarios, se pueden utilizar bolas de comida o rompecabezas.

Lleve un registro

Una vez que se inicia un régimen de pérdida de peso, las mascotas deben pesarse cada dos a cuatro semanas y se debe registrar un BCS. Intente y ponga como objetivo un uno o dos por ciento de pérdida de peso corporal por semana. En algunas mascotas, puede pasar un mes antes de que comience la pérdida de peso.

Si no se produce la pérdida de peso, es necesario reajustar la asignación de calorías. También se debe programar un examen de revisión con su veterinario si la pérdida de peso no comienza dentro de cuatro a seis semanas para revisar el plan y las prácticas de alimentación. Por ejemplo, ¿se está usando la taza medidora adecuada? ¿Todos los miembros de la familia están de acuerdo con el plan o podría haber alguien que esté dando golosinas a escondidas? ¿El perro o gato tiene acceso a la comida de otra mascota en el hogar o de un vecino?

Si la pérdida de peso de la mascota es superior al uno o dos por ciento del peso corporal por semana, las calorías deben aumentarse en un 10 por ciento y la mascota debe pesarse nuevamente en dos semanas.

No olvide que a medida que se produce la pérdida de peso, la tasa de pérdida también puede disminuir a medida que la tasa metabólica del perro o gato se ajusta a la disminución de la ingesta de energía. Podemos responder a este período de meseta disminuyendo las calorías en otro 10 por ciento.

Para determinar el tiempo requerido para alcanzar la meta de su mascota, simplemente use su BCS junto con la tasa de pérdida de peso deseada. Por ejemplo, si tiene como objetivo una tasa del uno por ciento del peso corporal por semana y su mascota está un 20 por ciento por encima de su peso corporal ideal según un BCS de 7/9, le llevará aproximadamente 20 semanas alcanzar ese objetivo. Si su objetivo es una tasa del dos por ciento cada semana, tomará la mitad de esa cantidad de tiempo.

Una vez que se alcanza el peso corporal ideal, ¡felicidades para usted y su mascota! Desafortunadamente, sin embargo, las mascotas tienen el mismo problema con el aumento de peso de rebote que los humanos. El compromiso con el mantenimiento del peso debe ser tan fuerte como la pérdida de peso o su arduo trabajo se revertirá sorprendentemente rápido.

Una estrategia eficaz para evitar el aumento de peso de rebote es aumentar en un 10 por ciento la cantidad que se alimentaba previamente para la pérdida de peso y continuar con los controles regulares de peso. A muchos perros que siguen una dieta terapéutica recetada para bajar de peso les va mejor si continúan con esa dieta. Si se cambia a una dieta diferente, la cantidad de alimentos debe ajustarse en función de las calorías del nuevo alimento. Tenga en cuenta que todos los alimentos tienen diferentes densidades calóricas que deben tenerse en cuenta.

Si bien la batalla contra la obesidad requiere dedicación y disciplina, las recompensas de un peso corporal ideal, tanto para la mascota como para los dueños, bien valen el esfuerzo. ¡Pregunte a su veterinario cómo empezar!

Disclaimer

La información contenida en este blog tiene un propósito meramente divulgativo y nunca debe tomarse como consejo veterinario ni sustituye a una consulta veterinaria. Clínica veterinaria Noreña declina toda responsabilidad ante el uso indebido de la información expresada en este blog. Si un animal presenta síntomas de enfermedad o sospecha de cualquier padecimiento, acuda a su centro veterinario de confianza lo antes posible para una correcta valoración facultativa.

Posted in Consejos, Gatos, Perros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies