Menú Close

Alergias en los perros: lo que necesita saber

Para los humanos, el otoño a menudo señala el final de la temporada de alergias, pero para nuestras mascotas, los problemas pueden persistir durante todo el año. ¿Tu cachorro sigue picando mucho después de la primera floración de la primavera? Aquí está todo lo que necesita saber sobre las alergias en los perros.

¿Qué es una alergia?

En una mascota con alergia, el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada y produce anticuerpos contra sustancias que normalmente toleraría. Esta respuesta excesiva se denomina reacción alérgica o hipersensible. Las alergias pueden desarrollarse a cualquier sustancia a la que una mascota esté expuesta con frecuencia, como alimentos, pulgas, alérgenos ambientales estacionales (como el polen o la hierba) o alérgenos de interior (como los ácaros del polvo o el moho).

¿Cuáles son los síntomas de las alergias en los perros?

En los perros, el síntoma más común asociado a las alergias es el picor localizado (en una zona) o generalizado (en todo el cuerpo) en la piel y las orejas. Ten en cuenta que en algunos perros, el lamido de las patas es el único síntoma de picazón. En algunos casos, los síntomas involucran el sistema respiratorio, con tos, estornudos y/o sibilancias. A veces, puede haber secreción líquida en los ojos o la nariz. En otros casos, las alergias afectan el sistema digestivo y provocan vómitos, diarrea o problemas crónicos de las glándulas anales.

Distribución de las zonas con picor en los perros con alergia

¿Son comunes las alergias en los perros?

Desafortunadamente, las alergias son bastante comunes en perros de todas las razas y orígenes. La mayoría de las alergias aparecen después de que la mascota tiene seis meses de edad, y la mayoría de los perros afectados tienen más de uno o dos años. Esto se debe a que el cuerpo necesita tiempo para «sensibilizarse» a la sustancia a la que la mascota es alérgica.

Tipos de alergias

Alergias ambientales y dermatitis atópica

Su perro puede tener una reacción alérgica ambiental a cualquier sustancia que encuentre, como hierba, moho, polen y polvo. Estos alérgenos generalmente se inhalan, aunque algunos perros desarrollarán alergias de contacto a cosas como champús, plantas o productos químicos específicos. Los perros afectados a menudo tienen mucho picor y se lamen, mordisquean y rascan por todas partes. Los dueños de perros de color claro pueden notar una mancha de color marrón rojizo en el pelaje causada por la saliva o una «erupción» roja que puede indicar irritación de la piel o una infección secundaria. Los perros también pueden mostrar síntomas respiratorios, como estornudos y ojos llorosos, pero estos son menos comunes que en los humanos.

La atopia es un tipo de alergia ambiental. Por lo general, los perros que tienen alergias a múltiples factores ambientales, tienen síntomas graves y/o se ven afectados durante varias estaciones del año se denominan «atópicos». Estos perros a menudo requieren un manejo más agresivo y la mayoría debe permanecer con medicamentos para la alergia durante todo el año.

A menudo es difícil determinar la causa específica de las alergias de un perro. Mantener un registro de la estacionalidad de las alergias de su perro puede ayudar a identificar patrones y guiar un plan de tratamiento. Existen análisis disponibles para alergias ambientales, aunque generalmente se reservan para casos graves que requieren tratamiento de hiposensibilización.

La clave para tratar las alergias ambientales es ser proactivo. El uso de medicamentos de mantenimiento para prevenir la picazón antes de que los síntomas sean graves mantendrá cómoda a su mascota y evitará visitas frecuentes al veterinario por infecciones secundarias. También es importante tener en cuenta que nunca podremos curar las alergias. Solo podemos controlar los síntomas mientras dure la vida del perro.

Alergias a los alimentos

Las alergias alimentarias son menos comunes que las alergias ambientales, pero aún así están presentes en el 10-15% de los pacientes alérgicos. Los síntomas de las alergias alimentarias incluyen heces crónicamente blandas, inflamación crónica de las glándulas anales, infecciones crónicas del oído, picores y, a veces, vómitos frecuentes.

Muchos perros ocasionalmente «reaccionan» a algo que comieron, pero los episodios agudos, breves o poco frecuentes de malestar estomacal no representan necesariamente una alergia o intolerancia alimentaria. En una reacción alérgica a los alimentos, se producen anticuerpos contra alguna parte del alimento, generalmente una proteína o un carbohidrato complejo. Dado que se requiere la producción de anticuerpos para que se desarrolle una alergia, las alergias alimentarias generalmente se manifiestan después de comer el mismo alimento durante mucho tiempo.

No existe una prueba confiable para las alergias alimentarias. No se ha demostrado que los análisis de saliva y de sangre que afirman detectar alergias alimentarias predigan consistentemente alergias reales. La única forma de diagnosticar una alergia alimentaria es con una prueba de alimentos. Una prueba de alimentos puede consistir en una dieta de ingredientes limitados con una proteína «novedosa» (una fuente de proteína que el perro nunca ha comido, como pato o conejo) o proteína «hidrolizada» (una proteína descompuesta en pedazos tan pequeños que el cuerpo no puede reconocerlos).

Se necesitan de seis a ocho semanas en una prueba de alimentos para determinar el éxito y es importante recordar que el perro no puede tener ningún otro alimento o golosina durante este tiempo. Incluso los medicamentos con sabor pueden necesitar ser eliminados. Las pruebas de alimentos pueden complicarse por las alergias ambientales concurrentes, por lo que su veterinario también puede recetar otros medicamentos para la alergia a su perro. Si la primera prueba con alimentos no tiene éxito pero su veterinario todavía sospecha que tiene una alergia alimentaria, se puede sugerir una prueba con un tipo diferente de alimento. Esta es la razón por la cual las alergias alimentarias pueden demorar tanto y ser tan difíciles de diagnosticar.

Alergias a las pulgas

Aunque las alergias a las pulgas técnicamente podrían considerarse una alergia ambiental, los síntomas clínicos y el tratamiento a menudo son diferentes a los de otras alergias. En una mascota con cualquier tipo de alergia, un buen control de pulgas es crucial, porque cualquier cosa que desencadene picazón puede exacerbar la piel ya inflamada. El manejo de este tipo de alergia es un tema complicado. Consulte a su veterinario si le preocupa una alergia a las pulgas.

¿Cómo se tratan las alergias?

Hay muchos tratamientos para la alergia disponibles. Esto se debe a que no existe un enfoque único para el tratamiento de estas enfermedades; de hecho, puede tomar varios meses de prueba y error encontrar un protocolo que controle las alergias de su perro de manera efectiva. Es importante mantenerse en contacto con su veterinario para ajustar los tratamientos en función de la respuesta de su perro. También es útil mantener un registro de los síntomas de su mascota para identificar patrones estacionales específicos. Comenzar de manera proactiva los medicamentos para la alergia antes de que los síntomas empeoren mantendrá cómoda a su mascota y evitará complicaciones.

Algunos tratamientos comunes para las alergias incluyen:

  • Terapia contra la picazón: medicamentos orales diarios o inyectables mensuales que bloquean las vías de la picazón
  • Champús medicados: Mantener la barrera de la piel saludable evita la entrada de alérgenos y ayuda a prevenir infecciones secundarias
  • Antihistamínicos: a veces se usan para síntomas respiratorios como estornudos o lagrimeo, pero no se recomiendan típicamente para la picazón, ya que la histamina es una molécula mucho menos importante en las alergias de los perros que en los humanos. 
  • Dietas especiales: dietas de proteínas hidrolizadas o de ingredientes limitados si se sospecha una alergia alimentaria, u otras dietas especializadas que promuevan una barrera cutánea saludable
  • Hiposensibilización: similar a las «vacunas contra la alergia» humanas, se administran diariamente dosis muy pequeñas de alérgenos para desensibilizar el sistema inmunológico.

¿Por qué mi veterinario me receta antibióticos si mi perro tiene alergia?

Independientemente de cuál sea la alergia subyacente, una vez que los perros comienzan a rascarse, dañan su piel y permiten que las bacterias «externas» entren en las capas más profundas de la piel. La pioderma (infección de la piel) y la otitis (infección del oído) son afecciones que provocan picazón por sí solas y, combinadas con las alergias, pueden crear un círculo vicioso. Su veterinario puede recetarle antibióticos orales, champús medicados y gotas tópicas para los oídos para tratar infecciones secundarias al controlar las alergias. El objetivo de cualquier buen plan de tratamiento de la alergia es controlar los síntomas de la alergia de manera proactiva y evitar infecciones secundarias; sin embargo, cuando ocurren estos “brotes”, las infecciones deberán tratarse por separado.

Disclaimer

La información contenida en este blog tiene un propósito meramente divulgativo y nunca debe tomarse como consejo veterinario ni sustituye a una consulta veterinaria. Clínica veterinaria Noreña declina toda responsabilidad ante el uso indebido de la información expresada en este blog. Si un animal presenta síntomas de enfermedad o sospecha de cualquier padecimiento, acuda a su centro veterinario de confianza lo antes posible para una correcta valoración facultativa.

Posted in Enfermedades, Perros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies