Menú Close

La enfermedad renal crónica: una grave amenaza para tu mascota

Riñones

Introducción

La enfermedad renal se refiere a la incapacidad de los riñones para funcionar correctamente. Los riñones realizan varias funciones clave en el cuerpo, la más importante de las cuales es filtrar los productos de desecho de la sangre. Los riñones también mantienen el equilibrio de los niveles de electrolitos en el cuerpo (como sodio, potasio y cloruro), mantienen la presión arterial y producen orina. El daño a los riñones puede resultar en la acumulación de productos de desecho a niveles peligrosos en la sangre, lo que se conoce como azotemia.

Hay dos tipos principales de enfermedad renal: lesión renal aguda (IRA) y enfermedad renal crónica (ERC). La ERC se desarrolla lentamente con el tiempo y puede dañar los riñones hasta el punto en que no pueden funcionar correctamente. La ERC se denominaba anteriormente insuficiencia renal crónica (IRC). A diferencia de la lesión renal aguda, la ERC no desaparece con el tratamiento. La ERC afecta hasta al 10 % de los perros de edad madura, mientras que todos los gatos corren el riesgo de desarrollar la enfermedad. Desafortunadamente, pueden pasar meses o incluso años antes de que una mascota con ERC muestre signos de la enfermedad. Además, las mascotas a las que se les ha diagnosticado IRA corren el riesgo de desarrollar daño permanente en los riñones que puede provocar ERC.

Diferencias entre enfermedad renal aguda y crónica
Enfermedad renal: aguda vs crónica

Factores de riesgo

La enfermedad renal crónica puede ocurrir como resultado de condiciones que dañan los riñones. Por ejemplo, las infecciones renales, la obstrucción uretral e incluso los tumores pueden provocar el desarrollo de la ERC. La ERC puede ser congénita o estar presente al nacer. En muchos casos no se puede determinar la causa de la ERC. Los perros y gatos pueden desarrollar ERC a cualquier edad, aunque es más frecuente en poblaciones de mayor edad. Los gatos mayores de 10 años en particular corren un mayor riesgo, con algunas estadísticas que informan una prevalencia del 80% en las poblaciones de gatos geriátricos.

También se cree que ciertas razas están más predispuestas a la ERC. Estas razas para perros incluyen:

  • Boxer
  • Bull Terrier
  • Cavalier King Charles Spaniel
  • Cocker Spaniel Inglés
  • shar-pei
  • West Highland White Terrier
  • Shih-Tzu

Las razas con mayor riesgo de ERC en gatos incluyen:

  • Abisinio
  • Birmano
  • Maine Coon
  • Persa
  • Azul Ruso
  • Siamés
Gato enfermo

Síntomas de la Enfermedad Renal Crónica

La ERC se desarrolla lentamente y las mascotas a menudo no muestran signos clínicos durante las primeras etapas de la enfermedad. Los análisis de sangre pueden identificar la ERC antes de que los signos clínicos sean evidentes. Los primeros signos de la ERC incluyen consumo de agua excesivo y aumento de la producción de orina. A medida que la enfermedad progresa, los signos clínicos incluyen:

  • Letargo
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Deshidración
  • Úlceras de boca
  • Pérdida de dientes
  • Fracturas de hueso

Diagnóstico

Para diagnosticar la enfermedad renal, su veterinario revisará el historial médico de su mascota, realizará un examen físico, verificará los resultados de los análisis de sangre y orina, e incluso puede solicitar una radiografía abdominal y una ecografía. Una biopsia del riñón puede ser necesaria para confirmar el diagnóstico en algunas mascotas. Estas pruebas no solo le permiten a su veterinario diagnosticar a su mascota con enfermedad renal, sino que también se usan para monitorizar la progresión de la ERC y cualquier complicación que pueda surgir.

  • Historial médico : su veterinario le preguntará si ha habido algún cambio en el comportamiento de su mascota, como la ingesta de agua, la frecuencia de la micción y el apetito. También se considerarán los cambios físicos, como un cambio en el peso corporal. Su veterinario puede preguntar sobre la dieta de su mascota, los medicamentos actuales y cualquier enfermedad o condición previa.
  • Examen físico : su veterinario palpará los riñones de su mascota. También se puede tomar la presión arterial de su mascota durante el examen físico, ya que el 20 % de los perros y gatos con ERC tienen hipertensión (presión arterial alta), que también puede dañar aún más los riñones.
  • Análisis de sangre: Los análisis de sangre utilizados para diagnosticar la enfermedad renal miden los valores de nitrógeno ureico en sangre (BUN) y creatinina. Tanto el BUN como la creatinina son productos de desecho que se concentran en la sangre a medida que los riñones pierden la capacidad de filtrarlos adecuadamente. Los niveles elevados de BUN y creatinina también pueden indicar una infección renal o deshidratación en lugar de una enfermedad renal crónica. Desafortunadamente, cuando el BUN y la creatinina están por encima de los niveles normales, los riñones han perdido aproximadamente el 75 % de su función.
  • Análisis de orina : un análisis de orina puede medir la apariencia, el pH, la concentración y los niveles de diferentes sustancias en la orina. Una medición de la gravedad específica de la orina (USG) evalúa cómo de concentrada está la orina. Para los gatos diagnosticados con enfermedad renal crónica, la USG no es ni diluida ni muy concentrada; en cambio, caerá en el rango medio conocido como isostenúrico, ya que los riñones ya no pueden diluir o concentrar adecuadamente la orina según sea necesario. Como una medición de USG más baja no es poco común en perros sanos, es un indicador menos confiable de enfermedad renal.
  • Diagnóstico por imagen: en mascotas con enfermedad renal crónica, los riñones pueden reducir su tamaño y endurecerse debido a la cicatrización. Una radiografía abdominal le permitirá determinar el tamaño de los riñones, mientras que una ecografía puede proporcionar información adicional sobre la estructura interna de los riñones. La ecografía abdominal es la prueba típica de diagnóstico de los tumores renales.

Los veterinarios utilizan una escala de calificación estandarizada para clasificar la gravedad de la ERC y agilizar los protocolos de tratamiento. La siguiente escala de calificación se divide en cuatro etapas para abordar las mascotas con ERC:

  • Etapa I: sin signos de azotemia (acumulación de toxinas en la sangre); nivel normal de creatinina en la sangre. Otras anomalías de los riñones pueden estar presentes.
  • Etapa II: hay azotemia leve; aumento normal o leve en el nivel de creatinina. Puede haber un aumento de agua en la orina y un aumento en el volumen de orina.
  • Etapa III: hay azotemia moderada; aumento de los niveles de creatinina. La mascota comienza a desarrollar signos de enfermedad.
  • Etapa IV: hay azotemia severa; altos niveles de creatinina. La mascota muestra signos de estar extremadamente enferma.

Para obtener más información sobre cómo se clasifica la ERC en las mascotas, visite el sitio web de la Sociedad Internacional de Interés Renal (IRIS) .

Tratamiento

Para determinar el tratamiento adecuado, su veterinario deberá establecer si la enfermedad renal es aguda o crónica, así como la causa subyacente, si se puede encontrar. Desafortunadamente para las mascotas con enfermedad renal crónica, no existe una cura. El tratamiento de la ERC se centra en controlar los signos clínicos y mantener una buena calidad de vida en cada etapa de la enfermedad. También se tratarán todas las causas subyacentes o complicaciones adicionales, como presión arterial alta o infecciones.

  • Líquidos: dado que los riñones son responsables de regular el equilibrio de agua en el cuerpo, los riñones dañados pueden volverse incapaces de excretar el exceso de líquidos corporales que conducen a la sobrehidratación o, en cambio, los riñones pueden producir cantidades demasiado grandes de orina que conducen a la deshidratación. Para mascotas con ERC en riesgo de deshidratación, su veterinario recomendará aumentar la cantidad de líquido que su mascota ingiere en casa. Cambiar de alimento seco a enlatado o agregar agua o caldo de pollo a las comidas de su mascota aumentará la ingesta de líquidos. Su veterinario puede incluso prescribir la administración de líquidos por vía subcutánea (SC), en la que los líquidos se inyectan directamente debajo de la piel de su mascota.
  • Dieta : su veterinario le recetará alimentos aptos para los riñones que contienen menos proteínas que los alimentos regulares para mascotas. De esa manera, los riñones no tendrán que trabajar tan duro para filtrar los productos de desecho en la sangre del metabolismo de las proteínas. Estas dietas especializadas también suelen complementarse con vitaminas B, potasio, ácidos grasos omega-3 y antioxidantes. Como los niveles elevados de fósforo en la sangre se han asociado con una supervivencia más corta en mascotas con ERC, estas dietas también tienden a ser bajas en fósforo para restringir la ingesta.
  • Medicamentos : su veterinario puede recetar medicamentos para tratar otros factores relacionados con la ERC de su mascota. Estos pueden incluir quelantes de fosfato (que evitan que el fósforo se absorba de la comida de su mascota), medicamentos para la presión arterial alta, medicamentos para estimular la producción de glóbulos rojos en la médula ósea, estimulantes del apetito y medicamentos contra las náuseas.
  • Monitoreo : su veterinario querrá programar seguimientos frecuentes según la gravedad de la ERC de su mascota. Su mascota se someterá a un examen físico, se le realizarán análisis de sangre y de orina, y se reevaluará su plan de tratamiento. Las citas se pueden hacer cada 3 a 6 meses para mascotas en las Etapas II o III y se pueden hacer cada 1 a 3 meses en las Etapas III y IV.
  • Diálisis : la hemodiálisis purifica la sangre de cualquier producto de desecho que normalmente filtran los riñones. La diálisis se usa para estabilizar a pacientes gravemente enfermos mientras los riñones se recuperan y, por lo general, solo se usa si hay niveles extremadamente altos de toxinas en la sangre, un desequilibrio grave de electrolitos y si el paciente está sobrehidratado y no puede producir orina. La diálisis puede prolongar la vida y requerirá una discusión con su veterinario si es una opción de tratamiento factible para su mascota.

Prevención

El mejor método de prevención es la detección temprana. Desafortunadamente, la ERC no tiene cura, pero las mascotas diagnosticadas con esta enfermedad pueden tener una calidad de vida buena y prolongada si se detectan a tiempo y se manejan correctamente.

Disclaimer

La información contenida en este blog tiene un propósito meramente divulgativo y nunca debe tomarse como consejo veterinario ni sustituye a una consulta veterinaria. Clínica veterinaria Noreña declina toda responsabilidad ante el uso indebido de la información expresada en este blog. Si un animal presenta síntomas de enfermedad o sospecha de cualquier padecimiento, acuda a su centro veterinario de confianza lo antes posible para una correcta valoración facultativa.

Posted in Enfermedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies